Cuida tus transacciones en Internet

Tener acceso a Internet tiene muchas cosas buenas, sin embargo, también existe el riesgo de que alguien haga uso indebido de la información que compartes. Es por eso que, aunque comprar en línea ya no es ninguna novedad, mucha gente desconfía de las transacciones en Internet.

Cada vez más personas se suman a las compras en línea, y el comercio electrónico todavía tiene buen margen de crecimiento. No obstante, muchos usuarios tienen la percepción de que es peligroso pagar en línea, o de que pueden quedar expuestos a un fraude electrónico.


No podemos negar que la posibilidad de ser víctimas de un fraude existe, pero sí podemos tomar algunas medidas para protegernos a la hora de comprar en Internet. A continuación te damos una serie de consejos:


Medidas básicas


Al hacer transacciones en línea, es muy importante tomar en cuenta algunas medidas de seguridad. Para empezar, debes confirmar que el sitio donde vas a introducir tu información bancaria sea confiable. Actualmente los principales buscadores en Internet cuentan con tecnología para navegación segura, y te alertan si estás entrando a un sitio peligroso o poco confiable.


Pero tú puedes tomar algunas medidas adicionales. Siempre fíjate que la URL empiece con https://. La “ese” al final es muy importante, pues indica que el sitio ha sido verificado y es confiable. Y al momento de estar en la pantalla de pago, debe aparecer un candado cerrado junto a la URL, así sabrás que tu información estará resguardada. Además, lee reseñas de la tienda que vas a comprar, y las recomendaciones de seguridad de tu banco.


Desconfía


No todo lo que brilla es oro, o en el caso del Internet, no todo lo que te dicen es cierto. Los delincuentes que hacen fraude electrónico son silenciosos y no intentarán tomar tu información por la fuerza. En lugar de eso, tratarán de engañarte para que tú les des todo lo que quieren saber.


Por eso es importante que te mantengas alerta y no caigas en engaños. Algunas de las tácticas más obvias son a través de anuncios que dicen que ganaste un premio, correos electrónicos que parecen institucionales pero no lo son, rifas falsas, e incluso van más allá de Internet y te llaman por teléfono para intentar obtener información.


Las señales suelen ser sutiles, pero aquí hay algunos tips que te ayudarán: si nunca aceptaste participar en algún concurso o rifa, no creas cuando te dicen que acabas de ganar un premio. Recuerda que nada es gratis, y lo más probable es que estén tratando de obtener tu información. No aceptes correos de gente que no conoces o con una descripción sospechosa. Es muy importante que sepas que las instituciones financieras nunca te pedirán tu contraseña ni detalles de tu cuenta por correo electrónico.


Y en cuanto a llamadas: el agente que te llame siempre debe identificarse con nombre completo y código del lugar donde te está llamando, hablar sin ambigüedades, brindar información precisa y ser capaz de comunicarte con un gerente si es necesario. Visa y Mastercard son dos empresas diferentes, no tienen un centro de atención telefónica en conjunto.


Vigila lo que compartes en redes sociales. Y si no estás seguro de estar recibiendo información oficial, es mejor desconfiar y comunicarte directamente con la institución de la que supuestamente te contactaron.


Denuncia


En el momento que detectes que has sido víctima de un fraude, es importante que contactes a tu institución financiera para evitar que tu información siga siendo utilizada indebidamente. Mientras más pronto lo identifiques, más rápido podrá solucionarse.


No tengas miedo de levantar una denuncia, hay varias instituciones que velan por tus intereses como consumidor en línea, y todos los días trabajan en conjunto con las autoridades para identificar y castigar a delincuentes y sitios fraudulentos. Puedes denunciar llamando al Teléfono del Consumidor: 5568 8722 en CDMX y área metropolitana, y el 01 800 468 8722 en el resto del país.


También es recomendable que siempre que estés por comprar en una tienda en línea, entres a verificarla al Monitoreo de Tiendas Virtuales de la Profeco para asegurarte que tiene todo en regla.


Comparte


Internet es una red inmensa de información en la que la que puedes enriquecer tu información con la de otras personas. Aprovecha esa oportunidad y siempre lee reseñas de las tiendas donde te interese comprar. Y también aporta tu granito de arena, tu experiencia de compra, buena o mala, siempre será valiosa para otras personas.