5 pasos para vender un producto en línea

El comercio electrónico ha brindado una serie de posibilidades que en otros tiempos no hubiéramos imaginado, tanto para consumidores como para vendedores y empresas.


Sin duda, la era digital ha abierto los límites geográficos y ha facilitado la comunicación entre los usuarios. Esto ha permitido que existan muchas oportunidades para nuevos negocios, nuevos productos y nuevas marcas, además de hacer más accesible las compras para los consumidores.



Si estás familiarizado con las compras en línea, seguramente ya conoces todas sus ventajas y es probable que te hayas preguntado cómo podrías tú también vender algo por Internet o, quién sabe, hasta empezar un negocio en línea.


¿Pero por dónde comenzar? Para eso traemos para ti una guía de pasos para vender un producto en Internet de manera sencilla y segura, que te servirá aunque no tengas experiencia previa.


Pasos para vender un producto


Ya sea que quieras vender algunas cosas que ya no usas, o quieres empezar un negocio en Internet, existen algunos consejos básicos que te serán de mucha utilidad.

  1. Compara precios. Si no sabes cuánto deberías pedir por tu producto, es muy fácil investigar en Internet. A lo mejor se trata de un producto usual que puedes encontrar por nombre, pero si se trata de un producto original, no importa, puedes basarte en productos con características similares y ver en qué precio se están vendiendo. Toma en cuenta la calidad que ofreces, si es usado o no, si es artesanal o hecho en serie. Todas esas cosas influyen en el precio.

  2. Toma buenas fotografías. Recuerda que tus clientes quieren ver todos los detalles posibles ya que no pueden tocar el producto; toma fotos desde diferentes ángulos, de cerca y de lejos. Evita tomarlas con la cámara de tu teléfono, es mejor una càmara son buena resolución. Una foto de calidad tiene un fondo de color neutro, buena iluminación, y ningún obstáculo entre la toma y el producto. Si no te sientes con suficiente experiencia para tomar fotos, pide ayuda.

  3. Utiliza un marketplace. Un marketplace es un sitio web que reúne productos de diferentes marcas, y los ordena por categorías para su venta. Algunos de los más conocidos son Mercado Libre, eBay y Segunda Mano. Los marketplace son plataformas muy útiles cuando quieres vender pocas cosas o todavía no tienes mucho inventario, pues todos los días miles de personas entran a buscar productos. Además, te permite conocer el número de personas que se interesaron en tu producto, obtener feedback, y saber el tiempo que tarda en venderse, en caso de que quieras escalar tu negocio.

  4. Cobra tu venta. Quizás una de las cuestiones que más te preocupan es cómo cobrar tu venta. Existen diferentes maneras. Algunos marketplace tienen sus propios métodos de pago que te facilitan la creación de una cuenta para recibir pagos electrónicos, como el caso de Mercado Pago, la opción de Mercado Libre. También existen monederos electrónicos como PayPal, que funcionan de la misma manera pero son independientes a cualquier Marketplace. O bien puedes cobrar en efectivo al momento de la entrega, o través de una transferencia bancaria. Siempre asegúrate de que el pago esté completo antes de hacer la entrega.

  5. Encárgate del envío. Recuerda que al ser vendedor, debes hacerte cargo de todas las cuestiones de envío. Los marketplace suelen tener convenios con paqueterías y distribuidores para facilitar la tarea. Si decides hacerlo por tu cuenta, recuerda asegurar pagar asegurar el envío, y guardar siempre el recibo de envío para evitar problemas. No olvides que el cargo del envío debe ir incluido en tu venta.

Estos son los primeros pasos para comenzar a vender en Internet. No importa si tu idea es vender sólo de vez en cuando o convertirlo en un negocio, eventualmente podrás adquirir una reputación como vendedor, la cual te ayudará a crecer tus posibilidades de venta.


Si decides escalar tu negocio a una tienda virtual, será necesario que crees redes sociales y compres un dominio propio. Pero comencemos poco a poco. Ahora ya sabes cómo empezar a ofrecer tus productos en línea. Únete a las ventas online, y comienza a ver los beneficios a corto plazo.