Diferencias entre una tarjeta de crédito y débito

Pagar en líneas es una de las grandes ventajas que tiene comprar por Internet, pues puedes hacerlo a cualquier hora y en cualquier lugar, siempre y cuando tengas una tarjeta crédito o débito.


Aunque ambas tarjetas te sirven para comprar, hay algunas diferencias que te permiten acceder o no a ciertos beneficios de las compras en línea. Si todavía no entiendes bien cuál es la diferencia entre una tarjeta de crédito y débito, hoy te vamos a platicar en qué consiste cada una, y para qué te conviene más una que otra.


Tarjeta de crédito y débito


Tanto las tarjetas de crédito como de débito son emitidas por instituciones bancarias, a solicitud de una persona. ¿Pero cuáles son sus diferencias? Veamos cada una.


Débito

  • Las tarjetas de débito son más fáciles de adquirir, pues basta con presentar algunos documentos oficiales que validen tu identidad, para abrir una cuenta.

  • Algunas veces te pedirán tener un saldo mínimo, otras veces no, dependiendo del banco.

  • Las tarjetas de débito pueden ser ocupadas para depositar nómina, o como cuenta de ahorro.

  • Puedes sacar dinero de tu cuenta desde cualquier cajero con este tipo de tarjeta.

  • Algunas tarjetas te cobrarán comisiones por manejo de cuenta, pero depende del banco emisor.

  • El dinero que usas con esta tarjeta es dinero que has depositado antes y dispones directamente de tu cuenta. Es decir, el dinero es tuyo, no depende del banco que lo tengas o no.

  • Puedes hacer cargos automáticos a tu tarjeta para pagar servicios, por ejemplo.

  • Puedes tener acceso a préstamos, que dependen del uso que le des a tu tarjeta y tu comportamiento bancario.

  • Con una tarjeta de débito no puedes pagar a meses sin intereses.

  • Cada mes recibes un estado de cuenta donde aparece el balance de depósitos y retiros en tu tarjeta de débito.

Crédito

  • Para solicitar una tarjeta de crédito con tu banco, debes comprobar que no tienes un mal historial crediticio en el buró de crédito.

  • Si no has tenido nunca una cuenta de banco, es poco probable que te otorguen esta tarjeta.

  • Si es tu primera tarjeta de crédito, es recomendable que comiences con una línea de crédito pequeña. La línea de crédito es la cantidad máxima a la que puedes tener acceso con tu tarjeta. Si sabes cuidar esa cantidad, con el tiempo el banco te ofrecerá tarjetas más grandes o ampliar tu línea de crédito.

  • Puedes hacer depósitos a tu tarjeta de crédito, pero no deben superar tu línea de crédito. Es decir, si tu línea de crédito es de $5,000 y todavía tienes $4,000 disponibles, sólo podrás depositar mil. Cualquier excedente será rechazado por tu banco.

  • El dinero que aparece en tu tarjeta de crédito, es dinero que el banco accede a prestarte cada mes, y debes pagar la cantidad utilizada también de forma mensual.

  • Si excedes el uso de tu tarjeta, puedes sobregirarla, que es cuando llegas a tu límite de crédito y todavía te hacen algunos cargos automáticos que hayas tenido. En ese caso, no podrás utilizar tu tarjeta hasta haber pagado la deuda completa.

  • Puedes hacer retiros con tu tarjeta de crédito, pero cada vez que lo haces el banco te cobra un porcentaje.

  • Una tarjeta de crédito te permite acceder a varios beneficios, como comprar a meses sin intereses o entrar a programas de lealtad.

  • Las tarjetas de crédito cobran comisiones y una tarifa anual por mantenerlas. Si no cumples con tus pagos, también generan cargos que pueden acumularse y llegar a ser muy altos. De ser así, tu historial crediticio queda manchado y ahora sí estarás en el buró de crédito, lo que limitará tus posibilidades de obtener cerditos más adelante.

  • En tu estado de cuenta mensual aparece tu línea de crédito total y cuánto ocupaste de ella. Es decir, lo que debes pagar.

Si eres una persona administrada y quieres acceder a compras grandes, una tarjeta de crédito te puede ser de mucha utilidad. Siempre recuerda que, aunque se trata de dinero que te presta el banco, no debes exceder tus capacidades económicas porque al final del mes deberás saldar la deuda.


Si eres de los que prefiere mantener un control de su dinero y temes excederte con un crédito, lo mejor es que tengas una tarjeta de débito en la que puedes llevar las cuentas puntualmente.

Los dos tipos de tarjetas son aceptadas al comprar online, la pregunta es ¿cuál se ajusta mejor a tus necesidades?